Mermelada de Chile Serrano con Naranja


Nos llegó una gran cantidad de chile serrano y dijimos: ¿por qué no hacer una mermelada? Déjate llevar con esta combinación de sabores y cuéntanos a qué se la pondrías.

Ingredientes

Preparación Previa
* 100 g Chile Serrano, sin semilla * 1 litro Agua * 1 cda Bicarbonato * 1 cda Vinagre de Mucílago de Cacao * 1/4 taza Agua *

Mermelada
* 1/4 taza Vinagre de Mucílago de Cacao * 1 cdita Sal de Chautengo * 1 cdita Bicarbonato * 1 pieza Limón, su jugo * 4 piezas Naranja * Ralladura de la piel de una Naranja * 1 taza Agua * 1/2 taza Miel de Huasca *

Procedimiento

1
Iniciaremos poniendo a remojar los chiles serranos sin semilla en un litro de agua con el bicarbonato y el vinagre durante al menos 4 horas. También puedes dejarlos remojando durante la noche previa.

2
Una vez transcurrido este tiempo, desecha el agua de remojo y coloca los chiles dentro de una licuadora junto con 1/4 taza de agua. Ve pulsando hasta que obtengas pedazos muy pequeños de chile, como si los hubieras picado a mano, cosa que también puedes hacer, pero en la licuadora será mucho más rápido.

3
Ahora sí empezaremos a hacer la mermelada... Vierte los chiles en la olla en la que vas a prepararla y agrega el vinagre, la sal, el bicarbonato y el jugo de limón. Deja que repose.

4
Mientras, con un pelador retira sólo la parte anaranjada de la piel de una de las naranjas. Pícalas en trozos pequeños y ponlas a hervir durante 5 min en una ollita adicional con una taza de agua. Cuela las cáscaras y agrégalas a la olla donde están los chiles. La infusión de naranja puedes irla disfrutando mientras haces la mermelada o la puedes guardar para después. Endulza si lo consideras necesario.

5
Retira únicamente la pulpa de la naranja, gajo por gajo e intégrala a los chiles. Agrega la miel, tapa la olla y pon a cocer la mezcla durante 15 min a fuego alto. Luego retira la tapa y déjala otros 15 min moviendo con un cucharón ocasionalmente. Los últimos 15 min serán a fuego bajo y deberás ir moviendo con más frecuencia para evitar que se pegue.

6
Coloca la mermelada en un recipiente y una vez que se enfríe, refrigera.


Saboréala con un poco de pan, acompañando carnes blancas o diluyéndola en aceite de oliva para hacer un aderezo para tu ensalada y mientras le das a tu cuerpo una dosis increíble de vitamina C.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados