Prueba

Por Leny Gruber

El rábano aporta vitaminas del grupo B, C, minerales como el magnesio, el hierro y el potasio, que es ideal para el sistema nervioso central, y el yodo, que permite un buen funcionamiento de la glándula tiroidea. Con esta receta, ahora podrás disfrutarlo en otros platillos además del pozole.

Ingredientes

* 3 cdas Miel de Huasca * 3/4 taza Viangre de Manzana * 3/4 taza Agua Natural * 1 1/2 cditas de Sal de Chautengo * 1 taza Rábano rebanado en láminas muy finas * 2 Dientes de Ajo pelados * 3 ramitas Hinojo Fresco (opcional) * 1/2 cdita de Pimienta Gorda *

Procedimiento

1
En una ollita pon a calentar la miel, el vinagre, el agua y la sal hasta que todos los ingredientes se disuelvan.

2
Coloca los rábanos laminados, los dientes de ajo, las ramitas de hinojo fresco y la pimienta gorda en un frasco de 370ml y vacía el líquido caliente dentro de este recipiente.

3
Deja que se enfríe y posteriormente coloca su tapa y refrigera durante al menos
12 horas.

4
Transcurrido ese tiempo puedes empezar a disfrutar de esta delicia. Acompaña
tus ensaladas, sandwiches o cómelos solos. Tus rábanos se conservan durante 3 o 4
semanas en refrigeración, aunque no creemos que resistas la tentación durante
tanto tiempo.

Experimenta agregando distintas hierbas de olor u especias y dales tu toque personal.